Décimo Cuarto Día: Miércoles 6 de mayo de 1953

 

Un gran número de caballeros muy conocidos en la vida pública insular y municipal acudieron en este día a presenciar el lugar que las informaciones de la prensa y la radio venían difundiendo en relación con la aparición de la Virgen en el Barrio Rincón de Sabana Grande. Con motivo de los milagros que diariamente anunciaban la prensa y la radio, ese día hizo su entrada al sitio de la aparición una gran caravana de todos los pueblos de la Isla. Los rosarios y los cánticos religiosos podían oírse continuamente día y noche.

El alcalde de Sabana Grande, Manuel García, afirmó que estaba seguro de que el lunes, 25 de mayo, la Virgen haría su aparición junto al pozo del Barrio Rincón y que haría grandes milagros: “para salvar almas, redimirnos de los pecados y para lograr la unificación de la familia puertorriqueña que tan dividida está”. García expresó que “desde el momento en que uno llega a los alrededores del pozo, se arrodilla, reza y toma un poco de agua, se siente completamente distinto, con más ánimo, más fe, cambiando radicalmente.” El alcalde dijo que todas aquellas familias que tuvieran fe no dejaran de acudir el día 25 de mayo al Barrio Rincón para que observaran los milagros que haría la Santísima Virgen.