Décimo Noveno Día: Lunes 11 de mayo de 1953

Picture

Este día resultó inmensa la concurrencia que visitó el pozo. Este mismo día el señor Ricardo Irizarry, de Yauco, manifestó que su hijo de meses de nacido venía padeciendo de fuertes dolores estomacales, pero que sanó milagrosamente el mismo día en que le dio a tomar agua del pozo.

Además, en este día, millares de personas  han seguido congestionando la carretera que va desde Sabana Grande hasta el Bo. Rincón, donde está la escuela, y el servicio de policía, bajo la dirección del teniente Mercado, ha tenido uno de sus días de mayor trabajo dirigiendo el movimiento de los vehículos que cubren todo el trayecto, mientras centenares de personas llegadas desde los más remotos rincones de la Isla cubren las laderas que van desde la escuela hasta el pozo de la aparición de la Virgen.

Santiago Sambolín, de 76 años, rico agricultor de San Germán, ha prometido una aportación para la construcción de una ermita en el mismo sitio de las apariciones, siempre que no haya dificultad para la compra del terreno.

La escuela está funcionando con las puertas cerradas; únicamente tiene abiertas las ventanas, como sólo medio de poder trabajar sin que su labor sea interrumpida por la avalancha humana que cubre todos los alrededores del edificio. El teniente Mercado, en persona, ha estado trabajando junto a la entrada principal de la escuela, ya que el público pugna por entrar para curiosear dentro del salón de  clases.

El Padre César, misionero de Caguas, visitó hoy a las once de la mañana, los terrenos cerca de la escuela, acompañando a otro sacerdote cuyo nombre no fue revelado.

Cuando las niñas fueron a visitar a Juan Ángel Collado, su compañero de escuela quien había enfermado, dos policías las escoltaron desde la escuela hasta la casa del niño, sin permitir que nadie del público se les acercara, ni mucho menos las tocara. La Virgen había visitado a Juan en su casa.