Décimo Primer Día: Domingo 3 de mayo de 1953

17794-R2-68-68

Por recomendación y acuerdos tomados de unos peregrinos muy fieles y religiosos, que diariamente visitan el sitio de la aparición, se procedió, prestando cada uno su ayuda, a la construcción de la humilde y primera capilla en la cual se levantó un altar para la celebración de actos religiosos. En la misma se empezaron rosarios rezados y cantados por los visitantes al pozo y más de las veces acompañados también por el niño, Juan Ángel Collado, y sus compañeras niñitas.

El apartado pueblo del Oeste se ha convertido de la noche a la mañana en centro de caravanas de peregrinos que llegan de todo el país atraídos por la noticia de la aparición de la Virgen.

Se estima que aproximadamente 4,000 personas han visitado el sitio de la aparición durante el fin de semana. La gente llega a pie, en autos, en guagua, en camiones, a caballo y acuden devotamente al sitio en que está el manantial donde rezan y hacen sus peticiones a la Virgen, mientras las niñas de la escuela permanecen largas horas del día junto a las puertas cerradas del plantel.

La orden de cerrar la escuela la dictó el superintendente Nazario, después de comprobar que sería imposible que el plantel continuara funcionando en medio del enorme movimiento de gente de todas partes que invaden en número creciente cada día este sitio. Personas que conocen íntimamente a Nazario señalaron que, aunque el superintendente es un presbiteriano devoto, es un hombre de ideas liberales y que hasta ahora ha respetado la actitud de las niñas que insisten en que la Virgen está cerca de la escuela.

Los jardines que bordean el local del plantel han sido prácticamente destrozados por el público que allí se desborda en oleadas incontenibles.

En Sabana Grande, San Germán y aún en Mayagüez, la aparición es tema obligado de las conversaciones en plazas y corillos. Algunos comentan el hecho sin decidirse por afirmaciones en ningún sentido, mientras otros, se aprestan a estar en Rincón la noche del 24 de mayo, en oración y ruegos, o en la mañana del 25, cuando según las niñas la Virgen ha de producir un gran milagro para Sabana Grande.